Ganando 25 minutos al día con mi robot aspirador Xiaomi

EL Xiaomi Mi Robot Vacum cargando en su base

Hola a todos:

Mientras os escribo estas líneas, mi nuevo Xiaomi Mi Robot Vacum está aspirando la casa, sin que yo deba preocuparme por nada. Sí, aquí tenemos un ejemplo más de cómo la tecnología nos puede ayudar.

Como ya sabéis, tengo una perra guía, por lo que, por más esfuerzos que hago en cepillarla a diario, siempre hay algo de pelo en casa.

Hace años compramos una aspiradora escoba que va muy bien, ya que no tiene cable, por lo que aspirar con ella es muy cómodo. No obstante, al no ver los pelos en el suelo, es fácil que algunas partes no queden bien limpias, simplemente porque no he pasado por encima de ellas.

Seguramente habréis visto una aspiradora que se anuncia mucho en televisión y que realiza esta tarea de forma independiente: la Roomba. No obstante, su precio es muy elevado. Dependiendo del modelo, puede ir entre los 470€ y los 900€.

Paco, que sabía que llevaba tiempo detrás de un aspirador de estas características, comenzó a leer muchas críticas en Internet y vio que la Xiaomi Mi Robot Vacum, con un precio bastante inferior, aportaba mejores resultados, así que se tiró a la piscina y la encargó.

Digo lo de tirarse a la piscina porque la Xiaomi había que comprarla en una plataforma china si la quieres a un precio razonable, por lo que, en primer lugar, podía tardar y, en segundo, no tiene el mismo respaldo a nivel de garantía, aunque si lo pagas con PayPal da mucha más seguridad.

Pues bien, tras unos días aspirando con mi nuevo robot, os puedo decir que estoy encantada.

Robot Xiaomi Vacum aspirando entre las sillas

En primer lugar, debemos sincronizar el nuevo dispositivo con la aplicación móvil. Este proceso es poco accesible, por lo que tuvo que llevarlo a cabo Paco.

Después, como el robot aspirador va verbalizando todo lo que hace, hay que descargar los paquetes de voz en inglés si no queremos escucharlo en chino. De momento, ni la aplicación móvil para iOS ni las voces, están disponibles en español. Sí se puede disponer de la app traducida para Android (este trabajo lo ha hecho un particular).

Una vez hecho esto, desde la app, es tan fácil como pulsar un botón para comenzar a aspirar. De las funcionalidades más importantes, este botón y 2 más (enviar la aspiradora a la base de carga y seleccionar la intensidad del aspirado) no están etiquetados, pero es fácil hacerlo, ya que tienen una etiqueta bastante próxima que te indican su funcionalidad, así que lo hicimos con el modo de etiquetado que ofrece VoiceOver, el lector de pantalla integrado en el iPhone.

Desde la aplicación, de forma razonablemente accesible, puedes programar el aspirado, consultar el estado de la batería o pulsar un botón para localizar el robot por si se nos despista. No obstante, tengo que decir que, de momento, siempre ha vuelto de forma correcta a su base, así que sólo lo he pulsado para probarlo.

Pantallas de la APP

El robot aspirador comienza su trabajo recorriendo el perímetro de las estancias para crear un mapeado de la vivienda. De este modo, es capaz de realizar un aspirado de gran precisión por toda la superficie.

Más o menos, viene a tardar un minuto por metro cuadrado. No obstante, debemos tener en cuenta que, todos los espacios a los que no puede acceder, se van descontando del tamaño total de la superficie de la vivienda.

Para quienes ven, la aplicación va mostrando en el móvil el mapeado que el robot realiza de la vivienda. De este modo, se puede verificar que ha accedido a todos los lugares necesarios para que el aspirado sea completo.

Por lo que Paco observa en la pantalla, el mapeado que realiza de nuestra vivienda ha sido siempre correcto. Os aseguro que es así, ya que el suelo está impoluto.

Por último, tengo que decir que este robot, además de ser un dispositivo que nos hace la vida más cómoda, aporta mayor autonomía a las personas con discapacidad en el hogar. En el caso de las personas ciegas, podemos asegurarnos de que la vivienda queda más limpia, pero en el caso de una persona con una gran discapacidad física, podrá tener el suelo limpio empleando únicamente su dispositivo móvil. Eso sí, quizás requiera de ayuda para vaciar el depósito de residuos.

Depósito de residuos del Robot aspirador de Xiaomi

Bueno, aquí queda mi experiencia con mi nuevo Xiaomi aspirador. Ahora estoy convenciendo a Paco para que nos compremos un robot que limpia los cristales, aunque debemos leer algo más para tomar una decisión.

¡Un saludo!

Localizador accesible de hamacas y toallas

Dispositivo localizador de objetos y mando de activación

¡Hola a todos!

Hace bastante que no me asomo por aquí, pero es que entre el trabajo, el doctorado y el buen tiempo, me faltan horas en el día.

Hablando de buen tiempo, me gustaría dedicar este artículo a un sistema que hace un par de veranos me diseñó mi padre para que pudiese localizar mi hamaca o mi toalla en piscinas y playas.

Le comenté que me gustaría contar con un sistema que, cuando pulsase un botón, otro dispositivo previamente situado en el objeto que quisiese localizar, emitiese una señal acústica, así que se puso manos a la obra.

En primer lugar, diseñó el dispositivo que dejaría en mi hamaca, toalla o cualquier otro objeto que me interesase localizar a distancia. Éste cuenta en su exterior con un interruptor de encendido/apagado y con un pequeño altavoz. En su interior, se aloja el circuito que le hace funcionar, el sistema de emisión de señales acústicas y las pilas.

Dispositivo sobre silla de playa

Después, diseñó el mando a distancia que, lógicamente, tenía que ser impermeable. Éste, de un tamaño inferior, cuenta con un botón para activar la señal acústica, una pequeña antena y una arandela para colgarlo. Inicialmente lo engancharía a mi bikini, pero luego pensé que era más cómodo comprar una cinta de plástico para llevarlo en mi cuello, a modo de collar.

Mando activador en la mano

Lo que más me gusta de este sistema es, en primer lugar, que me lo ha diseñado mi padre con mucho cariño, por lo que no existe otro igual en el mundo. Gracias, papi.

A nivel técnico, lo que más me gusta es que el sistema está emitiendo una señal acústica todo el rato que yo tenga el botón pulsado. Si quiero un sonido intermitente, pulso varias veces en el botón para ser algo más discreta. Que necesito un sonido más prolongado, pulso e botón hasta que tengo claro dónde está mi hamaca o toalla.

Hoy día, con la tecnología Beepcon de ILUNION (balizas accesibles que emiten señales acústicas), se podría contar con un sistema parecido si utilizamos nuestro móvil dentro de una funda preparada para sumergirla en el agua.

De momento, esta tecnología se está ofreciendo a las instituciones (por ejemplo, algunos museos la tienen instalada), pero confío en que a futuro pueda ser adquirida directamente por los usuarios.

Mediante la aplicación Beepcons para iOS y Android, podemos localizar la baliza y activar una señal acústica que, además, es personalizable: pitidos cortos, largos, etc. Eso sí, de momento no cuenta con la posibilidad de mantener la señal acústica activa durante un tiempo prolongado, ya que como la tecnología está hecha para su ubicación en lugares públicos, se debe cuidar que las señales acústicas no lleguen a molestar. De hecho, yo en la piscina o en la playa sólo empleo el pitido prolongado en caso de necesidad.

Por último, quería comentar que, aunque estas tecnologías nos dan una mayor independencia, se debe ser prudente a la hora de emplearlas. En mi caso, os cuento que la utilizo muchísimo en la piscina comunitaria de mi urbanización, ya que muchos días bajo sola, pero lo de la playa me da algo más de respeto, porque , si nos damos un baño y el movimiento del mar nos desplaza bastante, no escucharemos la señal acústica. Además, en la playa es más fácil que haya algún amigo de lo ajeno al que le llame la atención el dispositivo que hemos dejado en la toalla, así que podría ocurrir que cuando activemos la señal acústica, pitase directamente en sus manos.

Sin más, os envío un saludo y os deseo buen verano a todos.